Horizontes

Me escribe: Y las mamás están para hacer palmas. Me tengo que reír.

El viernes empezó mi otoño de trabajo. Me ha costado un poco superar, no que el verano se fuera, sino alejarme de las personas que amo. Es el año que más me ha dolido el alma. Pero gracias a mis amigos, sigo sonriendo.

Tengo la cabeza llena de ideas y cambios, y temo que de tanto pensar me levante sin un pelo – No te preocupes mamá, es sólo una forma de hablar. No se me está cayendo el pelo.

Me gusta mucho mi trabajo, pero no puedo pasarme los días diciendo lo bien que me lo paso. Así que gracias a Mª José y mi influente Rosario, voy a seguir formándome. Hay una gran variedad de cursos en la Universidad de la Rioja que permiten hacerse online: http://fundacion.unirioja.es/formacion_areas/view/3/ensenanza-del-espanol  y a pesar de querer apuntarme a todos, he elegido el de Especialista Universitario en el Tratamiento de las Macrodestrezas Lingüísticas y la Competencia Estratégica en la Enseñanza-Aprendizaje del Español L2/LE.  Estoy impaciente por que llegue el 15 de noviembre. Creo que si los profesores no se renuevan, por muy creativos que sean, se van estancando poco a poco en la rutina. Aunque es cierto que el alumno necesita poner de su parte, cuando el profesor está motivado, los niveles de interés suben. Eso busco yo, ser buena transmisora del mensaje. A veces volvería otra vez a la universidad, para poner más atención en algunas brillantes lecciones y aprender de lo que otros ya saben. De unos, porque otros… es como ir a un museo y tragarse esas auto-guías que aletargan los pasos.

Hablando de museos, el otro día pasé por el TATE y la National Gallery. De entre todo, me volvió a fascinar el impresionismo. Además de algunas esculturas (TATE). Me sorprende, porque antes no me gustaba nada y ahora me inspiran… También dediqué mi atención a la pintura renacentista; quizá por haber visto la archiconocida serie The Tudors. Tenía curiosidad por Holbein y el reflejo de la corte del rey. En la galería encontré uno de sus cuadros más famosos “Los embajadores”.

La imagen que he subido es de Turner, el paisajista inglés. Sus batallas de barcos entre tormentas y cañonazos, me absorbieron. La luz de sus atardeceres en el mar está llena de serenidad y calma. Ésta, aunque no es mi preferida, es muy bonita, es el Chichester Canal. Al mirarla, me desplazo con ella en el suave vaivén de la carabela. Me sitúo donde el barquero, que mira el sol caer y se deja llevar por los sueños y esperanzas del mañana.

Me acabo de acordar que el 19 de octubre es la noche de los museos en Stuttgart. Tendré que empezar a planear la visita.

Chichester Canal circa 1829 by Joseph Mallord William Turner 1775-1851

Esta entrada fue publicada en Cursilandia, Schönes Wochenende y clasificada en , , , , . Ir al permalink. Publicar un comentario o dejar un trackback: URL del Trackback.

Publicar un comentario

Tu correo nunca es compartido ni publicado. Los campos requeridos están marcados *

*
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


7 + siete =

  • Archivos