Ruidos

Escucho mi corazón, a veces el silencio, a mí, y música mientras voy a correr, me ducho o cocino. Disfruto escuchando las palabras que dicen los corazones, las que se recuerdan en silencio y la música que evoca todo lo anterior.

Puedo oír latir mi corazón, el segundero del comedor, el frigorífico pidiendo más energía y el procesador de texto rogando que termine ya de preparar la clase de mañana. Pero no sé dónde buscar mi risa, porque quiero decirle que la echo de menos.

Esta entrada fue publicada en De mi y clasificada en , , , , , . Ir al permalink. Publicar un comentario o dejar un trackback: URL del Trackback.

Publicar un comentario

Tu correo nunca es compartido ni publicado. Los campos requeridos están marcados *

*
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


seis + 1 =

  • Archivos