Los Sundays de Brighton

Si no has estado nunca en Brighton, es muy probable que la primera vez que vengas, te encante. Cuando hablas con un inglés y sacas el tema de esta ciudad costera, siempre la va a clasificar como una opción estupenda, tanto si trabajas en Londres o no te puedes permitir lo que cuesta. Eso, y probablemente también te diga que es la ciudad más elegida para las despedidas de solter@s. Tú mismo te ibas a dar cuenta mientras callejeas por los Lanes. No sería raro que tropezaras con algún/a inglés/a vestido de gallina caponata dando tumbos con sus amigos. Otra cosa, no mandes a tus hijos a aprender inglés a Brighton. Te sorprendería ver la cantidad de Spanish people que viven y trabajan aquí.
Lo que es verdad, es que a pesar del deterioro de las casas victorianas sostenidas por scaffoldings, los días de 4 estaciones, el tráfico de las minúsculas 2 carreteras existentes o la situación y trato que nos impone la libra; Brighton atrae por muchas otras cosas. Una, en concreto, es la vida que tienen los domingos. Todas las tiendas están abiertas, hay gente de lo más pintoresca, shows, mercadillos… Y una tradición que no conocía hasta que me mudé aquí, el sunday roast.
Este asado de carne (cerdo, ternera, pollo o cordero) con patatas asadas, verduras, Yorkshire pudding y gravy es todo un evento cada domingo en los restaurantes. Por lo general, si el sitio es bueno, tienes que reservar hasta con dos semanas de antelación. E incluso con reserva, a veces te quedas sin el plato que tenías pensado comer. Aún con todo, es un plato que no suele ser caro, ronda las 10 libras.

Desde que llevo viviendo aquí, he intentado ir a diferentes sitios para ilustrarme de este hecho cultural y atacarlo con paladar.
Podría recomendar que si pasas por Brighton y es domingo, busques The Lion and Lobster. Aunque no tengas reserva, entra y pide el Pork belly y disfrútalo en la terraza del último piso. Todas las personas que lo hemos probado, lo calificamos como el mejor asado. Está hecho lentamente en el horno y el crackling no lo sirven separado, sino que es parte de la panceta.The Geese

Si eres más de cordero, The Geese es tu sitio. Este pub es pequeñito y tiene un aire un tanto bohemio. Tiene una pata de cordero muy rica (Lamb shank). Si por el contrario, el pub donde tenías pensado ir, no tiene mesa libre. Busca The Shakespeare’s Head, ahí siempre te pueden hacer un hueco y el cordero también está rico.

Por lo general, suelo buscar reviews en blogs (por ejemplo en Rosie Posie) para hacerme una idea de cómo va a ser el sitio y qué me voy a encontrar. En alguna ocasión he querido improvisar y me ha salido un churro. Me pasó un día buscando un restaurante bonito y reservé en The Park view. Para mi sorpresa, un sitio bastante grande pero con algunas deficiencias. A Enrique y a mi, nos dieron mesa en la planta de abajo, un 8 de febrero y no sé si era alguna festividad, pero estaba lleno de familias con niños y sin ellos. A la hora de pedir, nos dijeron que ya no quedaba ni cerdo, ni cordero, ni ternera y tuvimos que pedir pollo. No soy muy de pollo, pero lo peor no fue eso, es que me cobraron el menú a precio de caviar. Este sitio no lo recomiendo. Otro día,  me arriesgué con el roast de The Longman. Error, aquello era la inglaterra profunda y no fue nada destacable, por mucho que había leído que las patatas eran las mejores en Brighton.

El Royal Sovereign está bien. Es un pub muy inglés, la comida está rica y está situado cerca del centro y la playa. El Busby and Wilds tiene buena fama, pero no me pareció nada del otro mundo, el restaurante está renovado y esto le da un toque más posh que los anteriores. La gracia es que Wilds y Busby  fueron dos de los arquitectos más famosos de la zona. Ellos dieron el peculiar aspecto al seaside de Brighton y el restaurante se encuentra en una de sus construcciones.

La primera vez que fuimos a The Chimney House, no pudimos comer porque hubo un apagón de electricidad. ¿Dónde fuimos? adivina… al Shakespeare’s y la Chimney la dejamos para el domingo siguiente. El Royal Oak antes estaba muy bien, pero cambiaron de dueño y la gente dejó de ir. Ya no merece la pena.

Por último, The Basketmakers es un pub que se encuentra en la parte más baja de los North Laine. Este sitio fue una recomendación y no sabía nada de él. Sabía que no me cogieron la reserva y que el lugar estaba un poco perdido. Ese domingo fue lluvioso y a pesar de todo estaba lleno. Me encontré la agradable sorpresa de que ese día servían pato y pato me pedí. Como había mucha gente tuvimos que comer en la barra, pero el roast me encantó. Sí lo recomiendo.

Ten en cuenta que cuando pidas un asado, el camarero te ofrecerá salsas, a pesar de que ya lleva gravy. Si te gustan, lo normal es tomar la ternera con Horseradish (rábano) o mostaza; el cerdo con compota de manzana y el cordero con menta o mermelada de zarzamora. Indiferentemente, luego cada uno se lo toma con la salsa que más le gusta.

Y si aún te queda espacio para satisfacer la gula, es momento del postre. Por lo general suelen tener 2 ó 3 caseros; aunque yo, excepto alguna ocasión contada, no me pido nada más. Mi cuerpo sólo pide llegar a casa y dejarme llevar por una buena siesta a la española.

Esta entrada fue publicada en Para tener en cuenta, Recetas y clasificada en , , , , , , , , , , . Ir al permalink. Publicar un comentario o dejar un trackback: URL del Trackback.

Publicar un comentario

Tu correo nunca es compartido ni publicado. Los campos requeridos están marcados *

*
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


6 − = cinco

  • Archivos